Profesionales

El sobrepeso, problemática mundial que nos afecta

El sobrepeso y la obesidad, definidos por la OMS (Organización Mundial de la Salud) como un IMC (Índice de Masa Corporal) superior a 25 kg/m2 y 30 kg/m2 respectivamente, afecta a 1.400 millones de personas en todo el mundo (1). Este índice sencillo ha mostrado una correspondencia con la presencia excesiva de tejido adiposo disfuncional y que se asocia a múltiples enfermedades.

En Argentina, al igual que en todos los países desarrollados, la prevalencia es más alta, habiendo llegado en 2009 al 35% de sobrepeso y al 18% de obesidad (2).

La misma OMS recomendó a las autoridades de todos los países tomar medidas globales contra la epidemia de obesidad incluyendo el tratamiento de las personas afectadas (3). La Argentina también ha aceptado la necesidad de contemplar alternativas de tratamiento individuales (4).

Junto a la dietoterapia y el consejo adecuado para el incremento de la actividad física, el médico dispone de pocas alternativas farmacológicas. A lo largo de las últimas décadas se han introducido varias drogas de acción sobre el sistema nervioso central, buscando la inhibición del apetito y el aumento del gasto calórico. La presencia de importantes efectos adversos llevó a restringir el uso de algunas y retirar otras de la venta. La única medicación considerada de uso seguro, Orlistat, es de acción periférica inhibiendo las lipasas gastrointestinales y debe ser indicado exclusivamente bajo prescripción médica.

En este contexto, con crecimiento de la obesidad y menor disponibilidad de fármacos, el desarrollo de una nueva generación de suplementos de uso amplio y exento de efectos adversos se avizora como el camino de mayor crecimiento en el abordaje de uno de los desafíos para la medicina en el siglo XXI.