Nutrición

¿De qué se trata la “Teoría del Gen Ahorrador”?

Esta teoría sugiere que el ser humano, para lograr sobrevivir en la era paleolítica donde la comida no abundaba y las hambrunas y el clima eran muy adversos, desarrolló la habilidad genética de ahorrar energía durante la época de abundancia en un tejido de la especie humana llamado tejido adiposo. Un “Gen Ahorrador”.

¿Tanto esfuerzo para desarrollarlo y ahora no lo queremos? ¡Ya no lo necesitamos!

Durante el siglo XX, el desarrollo de la industria alimentaria, los mecanismos de conservación de la comida y los cambios generados por los avances tecnológicos (automóviles, electrodomésticos, comunicación, medios de transporte, etc.) hicieron la vida más sedentaria y con más alimentos.

Pero el “Gen Ahorrador” desconoce todo ese cambio en el medioambiente y sigue acumulando energía para cuando falte. Por eso, cuando comemos pocas veces en el día o hacemos espacios muy prolongados entre comidas, este gen se expresa porque equivale al ayuno de las hambrunas. Distintas hormonas y neuropéptidos (proteínas que se fabrican en el cerebro) actúan como señales para informar si hay o no alimento.

foto-informate-1